El Superflyman sin alas

Tiempo aprox. de lectura: 1 min

Si eres Supermán, no tiene mérito volar.

Esas alas servían para volar —dijo Javier activando propulsores. El Superflyman estaba a punto de despegar sin ellas.

Al ver que no las incluía, comprendí por qué lo había encontrado tan barato en internet. Y es que ese maldito superhéroe estaba agotado en todas las tiendas. Le arruinará su fiesta de cumpleaños, pensé. Pero cuando lo vio, me abrazó y dijo:

—¡Eres la mejor madre del mundo!

—¿Y las alas? —susurré.

Le dio la vuelta al juguete y lo miró extrañado. Luego sonrió y dijo:

—Es Superflyman, mami, no las necesita.

El suyo se convirtió en el líder. Normal, era el único que podía volar sin alas.

FIN

GRR_

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please mark all required fields.