En un mundo sin barreras

Tiempo aprox. de lectura: 1 min

[…] ¿Y si nos dedicamos a demoler barreras, en lugar de aplanar y doblar teléfonos móviles?

Las alas que le habíamos regalado servían para volar, pero él insistió en devolverlas. El día de su cumpleaños las acoplamos a su silla y salió disparado por la ventana. Nos contó que había volado junto a un halcón y que aprendió a controlar las rachas de viento. Pero es complicado, dijo, debes estar atento al tráfico de coches voladores, drones, y también están esos viejos cables de electricidad.

Al anochecer, se acercó cabizbajo, con las alas sobre el regazo y dijo:

—Hay que devolverlas, papá. Me siento más seguro con las ruedas.

—Sí, hijo. A los mayores aún se nos olvida que ya vivimos en un mundo sin barreras.

FIN

GRR_

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please mark all required fields.