La pirindola de Antoñito

Tiempo aprox. de lectura: < 1 min

Me habría gustado coser desde niño. Sí, me habría encantado, pero mi abuela siempre me decía que eso era cosa de niñas.

—Ay, Antoñito, como sigas así, se te va a caer la pirindola —decía sonriendo. Me ponía una pelota de trapo en las manos y me echaba de su taller de costura.

—Toñy, cuenta atrás desde diez. ¡Qué te oiga yo! —dice el anestesiólogo.

—[…] Seis, cinco, cuatro… —digo sonriendo, emocionada y nerviosa.

Una genitoplastia feminizante hará realidad mi sueño y el augurio de mi abuela. ¿No habría sido más fácil ponerme a coser desde niño?

GRR_

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please mark all required fields.