Mi hermano Alexandre

Tiempo aprox. de lectura: 2 min

Alexandre fue mi mejor amigo durante tres días. Había venido desde el norte de Francia. Según me contó, era un sitio en el que casi siempre hacía frío. Su padre era un ingeniero de Amiens. Había llegado a Abuya para diseñar los mejores pozos de petróleo de Nigeria. Cuando me lo dijo, no lo podía creer. Yo no sabía lo que era un ingeniero, pero si diseñaba pozos, y eran los mejores, debía ser alguien importante.

Una tarde pasamos por un garaje donde mezclaban heroína. Yo sabía que allí trabajaban para una banda del barrio. Era gente mala, pero no se metían con los niños de la calle. Las mujeres se encargaban de mezclar el caballo. Lo hacían casi desnudas porque el calor de los fogones era insoportable. Alexandre miraba como si nunca hubiera visto una cosa así. Una de las mujeres salió del garaje y dijo:

—Hola, blanquito ¿Qué haces en un barrio como este?

—¡Déjalo, es mi amigo!

—¿Y tus padres?

—No tiene padres, está conmigo.

—Ven dentro, tenemos algo para ti.

Oímos una sirena. Había llegado la policía. Nunca los había visto por allí. Salieron dos hombres armados del garaje y cerraron la puerta.

—¿Es su hijo, señora? —dijo uno de los policías. Los otros vigilaban.

—¡Alexandre, hijo mío! ¿Dónde te habías metido?

Los padres de Alexandre llevaban tres días buscándolo. Se había perdido en la ciudad. Antes de conocerle, le habían robado la ropa y los zapatos. Le presté un pantalón y le enseñé a robar en el mercado.

Ahora sé lo que es un ingeniero. Vivo en Amiens, Francia. Alexandre tenía razón, hace frío casi todo el año, pero me gusta vivir aquí.

—¡Niños! Van a llegar tarde a clase.

—Venga, Emmanuel, vamos a llegar tarde —dijo Alexandre.

—Vamos –dije cerrando el bloc de notas.

Alexandre fue mi mejor amigo durante tres días, ahora es mi hermano. Una historia increíble, ¿verdad?

FIN

GRR_

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please mark all required fields.