Mi primer día de clase

Tiempo aprox. de lectura: 1 min

Nunca he visto a nadie especial. Todos somos diferentes, solo eso, diferentes.

El día que empezaban las clases, mientras todos lloraban por tener que volver, yo le suplicaba a mis padres que me dejaran ir.

—Es que eres especial —decían mis padres —, no puedes ir a ese cole.

Al día siguiente salté por la ventana y me escondí en una de las aulas. Poco después entraron mis padres con el director.

—Venga, vamos —dijo mi madre —, levántate, tenemos que volver a casa.

Y me levanté, sí, pero la maestra se puso en medio y dijo:

—Quiero oír una buena razón para sacar de clase a mi nuevo alumno.

Mis padres y el director se miraron y salieron en silencio. Yo me volví a sentar en el pupitre.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please mark all required fields.