Purpurina invisible

Tiempo aprox. de lectura: < 1 min

No podía dejar de llorar purpurina invisible. No lo hagas, créeme, todo va a salir bien, estamos juntos y eso es lo que importa. ¿Juntos? Se dio la vuelta y subió a la barandilla. Se sacudió las manos y funsió la cara desencajada en sonrisa contenida. Levantó los brazos en cruz, contuvo la respiración, perdió la mirada en el vacío y se lanzó al abismo. Allá abajo, muy abajo, a lo lejos, me pareció oír algo así como “que te jodan”. No lo he vuelto a ver.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Please mark all required fields.