Categoría

Cosas mías

Mi rock & roll se escribe con M
Tiempo aprox. de lectura: 2 min

Duele escribir sobre lo que duele. Preferiría tocarlo después de un par de porros, un malboro en el clavijero de una Epiphone y la distorsión de un Crunchy a tope, pero sentí que tenía que escribirlo y aquí está.

Mi rock & roll se escribe con M de Mingo. Seguir leyendo…

El ángel de la guarda
Tiempo aprox. de lectura: 2 min

Más allá del fin de un mundo siempre hay otro.

Solo un paso, pensé, solo queda un paso. Luego aprendí (y me gustó) que después de un último paso, o te paras o te encuentras dando otro primer paso.

Llovía, y llovía, y volvía a llover, y no paraba, y seguía lloviendo. «Pero, joder, ¿cómo coño puede llover tanto?», decían mis botas. «¿Sabes, botas?», le respondí, «Nunca había estado tan mojado de cielo». Y no mentía para que callaran, decía la verdad, nunca había estado tan mojado, al menos que recuerde. Yo era todo agua, por fuera y por dentro. La nariz chorreaba en dirección a la barbilla, y ésta, improvisaba a qué teta iría a parar el chorro que luego se perdía en el revoltijo de carne y tela mojadas que empezaba en el ombligo. Seguir leyendo…

Mi patria
Tiempo aprox. de lectura: 4 min

Mi patria es una maceta en medio del jardín. Mi bandera es una hoja de laurel que espera por el rocío de la mañana. Y mi himno es un popurrí de canciones de rock sobre la libertad. Soy de la izquierda de Messi, de la derecha de Iniesta y del centro de la armónica de Dylan.

Y sí, yo canté la maleta con Taller Canario. Y en los noventa sentí cómo se me inflaba el pecho al ver las siete estrellas verdes sobre la bandera tricolor. Casi sin darme cuenta, cambié el color favorito que tenía desde niño, y el azul flojo sustituyó al rojo. Seguir leyendo…