Categoría

Relatos

La gravedad de Paula
Tiempo aprox. de lectura: 4 min

Paula decía que el amor es a ella, lo que la gravedad a las manzanas.

—¿Sabes, tío? Va, el muy capullo y me dice: Pauli. Ya sé que estamos bien, pero creo que es el momento de dar el paso. Pauli, tío, me llamó Pauli. ¿Cómo que Pauli? ¿Quién coño es Pauli, joder? ¿Tú sabes lo que me jode? ¿Cuántas veces te lo he dicho? Un montón. ¿A que sí? Que sí, tío, que sí. Que necesita dar un paso, dice, el muy capullo.

—Ajá —dije yo—. Un paso.

—Sí, un paso.

—¿Y se puede saber qué paso era ese? Seguir leyendo…

La crisis de Pe
Tiempo aprox. de lectura: 9 min

Pe desapareció dos días después de la muerte de su madre. A Ray no le preocupó que durante el entierro hubieran hablado del suicidio, al fin y al cabo era un tema de conversación habitual entre ellos; hablaban con tanta naturalidad de la opción de acabar con sus vidas, que Ray estaba seguro de que si hubiera sido ese el motivo de su desaparición, lo habría avisado antes; estaba convencido que incluso le habría contado los detalles. Seguir leyendo…

La Cofradía de los Cabrones
Tiempo aprox. de lectura: 3 min

Menú del día: Una parte de infidelidad por dos de amor no correspondido.

Ella intentó abrir la puerta pero se lo impidió la cadena de seguridad.

—Vete, por favor —dijo él—. No tenemos nada que hablar.

—¡Señorita! ¡Apártese de la puerta!

Ella se dio la vuelta y dijo:

—¿En serio? ¿Has llamado a la puta policía?

—Señor, cierre la puerta y no salga —dijo el agente—. Ya hablaremos después.

—¿Es delito llamar a la puerta de tu marido? —dijo ella.

—¡Está loca, agente, está loca! —gritó alguien desde una ventana del edificio.

—Cállese, señora —dijo el agente—. Vuelvan todos a sus casas. ¿Es que no tienen nada que hacer? Seguir leyendo…

En el Viaducto de Segovia
Tiempo aprox. de lectura: 3 min

Rafael, don Rafael para los vecinos, era un hombre solitario, de sonrisa fácil y poca palabra, un enamorado del silencio, un noctámbulo que arrastraba su silueta quijotesca por los parques de Madrid. Unos decían que buscaba recuerdos en los rincones, otros, que desde la muerte de su esposa, Rafael andaba buscando su fantasma en los bancos donde se solían sentar juntos. El paseo diario siempre acababa junto a la barandilla del Viaducto de Segovia, también conocido como Puente de los Suicidas por el macabro servicio que prestaba a la ciudad, además del de prolongar la calle Bailén, salvando el desnivel con la calle Segovia. Allí rezaba el viejo cada noche por el alma de su esposa, también lo hizo en la última noche de su vida, una noche en la que, de vuelta a casa, se sentó en un banco del Parque de Atenas para coger aire y sintió que por fin era hora de volver con su Manuela.

Esa misma noche, una joven se subió a la barandilla del viaducto y dijo: Seguir leyendo…

La lista
Tiempo aprox. de lectura: 2 min

Todos decían que Mai y Pablo se querían con locura.

—¿Pero qué coño estás diciendo? —preguntó Pablo—. No me jodas, Mai, ¿pero tú te crees que es tan fácil como eso?

—Vete —repitió Mai—, o llamo a la policía.

—Déjame explicártelo. Yo no quería hacerlo.

—¡Que te vayas, joder! —interrumpió Mai—. ¡Vete de aquí de una puta vez!

Luego miró por la ventana y trató de respirar. Seguir leyendo…

Más allá de la cortina
Tiempo aprox. de lectura: 2 min

Ella lo odiaba casi todo. Odiaba las visitas de los conocidos, la frialdad de los médicos, la condescendencia de los enfermeros y la compasión de los extraños. El odio y la rabia se repartían su tiempo. Quería estar sola para escuchar el silencio… Y silenciarlo con músicas ensordecedoras cuando el dolor se le hacía insoportable. Solo tenía un deseo: morir para matar su dolor. Un dolor que solo conseguía calmar viajando a otros mundos, siempre a lomos del caballo, cada vez más salvaje, cada vez más intenso, cada vez más peligroso. Seguir leyendo…

El cochinero y la caja de puros
Tiempo aprox. de lectura: 5 min

Mi abuelo nunca supo explicar su desaparición. Rogelio, el panadero del pueblo, le contó a la Guardia Civil que lo vio bajar por El Ejido, de madrugada, y que llevaba la burra cargada de lechones. Lo acompañé hasta la orilla del barranco, le dijo al sargento, pero del otro lado venía una fila de cuarenta o cincuenta candiles. Yo sabía que eran almas en pena, sargento, así que me di media vuelta. Venga, coño, no seas miedoso, se empeñó Paco, eso será un rancho de ánimas o alguna celebración. Pero mi abuelo, no sé si por valiente, cabezudo o las dos cosas, le dio una nalgada a la burra y siguió su camino ladera abajo. Seguir leyendo…

La riñonera
Tiempo aprox. de lectura: 2 min

La riñonera de mi cuñado seguía colgada en el balcón. Mi hermana, con el sigilo de un alma en pena, pero aún colgada de un hilo de vida, pasó diez días metiéndose caballo a todas horas. Cada mañana me pedía que le liara un porro, y con cuidado de no acercarse demasiado a la riñonera, salía al balcón, se sentaba en el suelo y perdía la mirada. Así pasaba horas, en una especie de estado meditativo, como si aquel balcón fuera el templo de un dios, y como si él, mi cuñado, reencarnado en su riñonera, escuchara sus plegarias y se paseara por el más allá encendiendo candiles y mostrando el camino que debíamos seguir después de su muerte. Seguir leyendo…

El verdugo
Tiempo aprox. de lectura: 8 min

La pena de muerte es signo peculiar de la barbarie (Víctor Hugo)

Diego entra en el patíbulo. Uno de los alguaciles le intenta cubrir la cabeza pero el condenado lo aparta con el hombro y le ordena que no lo vuelva a intentar. El alguacil niega con la cabeza y mira al alcaide, que asiente en un gesto de acatamiento extraño en él. Al otro lado de la barandilla del cadalso, la ausencia de Carmen, la mujer del condenado, tiene cara de ser ella la que tiene la correa ajustada al cuello y un tornillo esperando rompérselo, contiene la respiración, sentada, sola, vacía, no existe, no está, pero puedo verla, ahí, en primera fila, ansiosa por la sonrisa que su marido le prometió como despedida. El reo se sienta en la silla de madera. Le ajusto la altura del collarín. El tornillo, algo oxidado por olvido, espera ser girado para romper la vida de Diego y destrozar la de Carmen. Seguir leyendo…

De soledad y lavadoras rotas
Tiempo aprox. de lectura: 17 min

La soledad encontrada es un animal difícil de domar.

La desaparición de Paco Perdomo

Paco Perdomo desapareció sin dejar rastro una mañana de febrero. Quienes le conocían no dudaron en asegurar que él jamás se habría ido de la isla sin avisar, y mucho menos sin organizar con sus hermanas los cuidados de Flora, su madre, un ángel septuagenario de la que su Paquillo cuidaba cada día como si fuera el último. Seguir leyendo…