Posts Tagged

montaña

3718 metros – Vino, queso y bizcocho
Tiempo aprox. de lectura: 3 min

Tres mil setecientos dieciocho metros de altitud, metro arriba, metro abajo.

Hace tiempo que tenía metido en la cabeza subir al Teide (Tenerife) y me enteré de que allí habían señalizado una ruta a la que llaman 0-4-0. La quería hacer caminando, sin prisa, porque la montaña me habla solo así, cuando no tengo prisa. La ruta comienza junto al mar y llega a lo más alto del pico. Y la hice. Y cuando llegué a la cima, pensé que no sería mala idea repetirlo en cada una de las islas, siempre de costa a punto más alto. Y luego, esperando por el barco que me llevaba de vuelta, con más oxígeno en el cerebro y el murmullo de las primeras agujetas, pensé que podría escribir algo sobre estas experiencias.

No tengo la intención de escribir entradas del tipo: empecé a tal hora en tal sitio, me dolía esto y luego lo otro. Y cuando llegué a la cima, era tal hora, la duración total fue tanto y estaba a una altitud de cuanto. No, la verdad es que, aunque pueda sonar un poco mal, a mí no me apetece. Mi idea era dejar que pasara unos días después de cada experiencia, y escribir sobre lo que se me ha quedado rondando por la cabeza. Seguir leyendo…

Veneno de roca
Tiempo aprox. de lectura: < 1 min

“La montaña es mi poesía”
Guido Rey (Torino 1861-1935)
Alpinista y escritor

Miro hacia abajo. Busco una herida en la roca, un mal corte, una arruga, algo que me permita un último apoyo. Lo encuentro. Más allá espera un abismo finito al que respeto sin miedo. Vuelvo la vista al cielo. Si fuera más largo ya estaría arriba, pienso. Pero no, soy lo que soy, una combinación de creación y materia esculpida por la vida. Una mezcla de imperfecciones que me hacen único. Seguir leyendo…

Peter y Little Susie
Tiempo aprox. de lectura: 3 min

Peter era un ser de piedra que comía pinos. Los cogía por el tronco como si fueran palillos de diente, los arrancaba de raíz y se los tragaba enteros. Era el último de su especie. Esa mañana se despertó más temprano de los habitual. Con mucho esfuerzo, se arrastró con sus cuatro brazos hasta el lugar donde habitaba el último pino. Vivía en la cima de una montaña de tierra oscura y piedras muertas. En aquel lugar, el viento soplaba con tanta fuerza, que había hecho que el pino creciera torcido. Apenas había tenido tiempo para crecer. Cuando Peter levantó una de sus manos para arrancarlo, oyó que lloraba.
—Los pinos no lloran —dijo con voz de ser de piedra, grave y que hacía temblar todo lo que había alrededor. Seguir leyendo…

Montaña y poesía
Tiempo aprox. de lectura: < 1 min

Terminé la ascensión antes de la hora prevista. Subí en compañía de mis fantasmas, acometiendo la cara más temida por los alpinistas, la ruta que todos me desaconsejaron. Me postré sobre la explanada rocosa de la cima. Era todo piedra apagada por el tiempo y erosionada por el viento. Pequeñas valientes salían de las grietas y florecían, se mostraban delicadas y ocultaban un espíritu obstinado. Seguir leyendo…


Safe Creative #1812209381243